BDSM Bondage, ¿Sumisa o dominante?

Cuando escucháis mencionar las siglas BDSM se está haciendo referencia a diversas prácticas de sexualidad consideradas como no convencionales, dándole el nombre a una subcultura sexual; la primera vez que apareció este término fue en abril de 1991, entendiéndose las letras B como Bondage, D es  Dominación y SM Sadomasoquismo.  De esta forma muchas personas cumplen sus más grandes fantasías sexuales, con prácticas que en muchos casos pueden ser peligrosas sin la debida información sobre el tema.

    BDSM; alternativas para la sexualidad Bondage

Lo primero que debéis tener presente al momento de iniciarte practicando este tipo de sexo, es que será necesario tener mucho cuidado, busca el  conocimiento apropiado para que lo que deseáis experimentar  sea seguro evitando cualquier daño a tu compañero o a ti misma, cuando comienzas a jugar es importante documentarte bien para mayor seguridad y mejores sensaciones. A nivel mundial el BDSM Bondage demuestra especial énfasis en que todas las prácticas sean Safe, Sane and Consensual, (SSC) lo que quiere proponer que este tipo de sexualidad en la cotidianidad sea segura, sensata y consensuada.

  • Sexualidad segura

Las practicas eróticas BDSM están llenas de accesorios de todo tipo y en muchos casos son artículos complejos que necesitan el conocimiento necesario para poder usarlos debidamente, además tenéis que saber cuál es el material usado así estaréis evitando riesgo, como reacciones alérgicas o infecciones.

  • Sexualidad sensata

Es la capacidad razonable de decisión de las personas que participan, tener conciencia y no estar alterada con bebidas o estupefacientes, logrando diferenciar sin problema entre la fantasía y la realidad.

  •  Practicas consensuadas

Se trata de la comunicación entre los participantes, que ambos estén de acuerdo en cuanto a las formas del sexo BDSM y su nivel de intensidad, así como el momento en el que debe detenerse.

  • Dominación y sumisión

Al nombrar la dominación se  mencionan las prácticas eróticas que caracterizan un rol dominante,  el cual puede actuar de acuerdo a sus deseos y aplicarle plenamente su voluntad a la otra persona.

La sumisión por el contrario es el rol  que interpreta la persona cuando decide estar bajo la voluntad del dominante, siendo así el complemento en la dominación, cuando se está como amante en un rol sumiso debéis obedecer, permitir y entregar vuestro cuerpo. El rol del sumiso es un acto voluntario con límites establecidos según la persona que lo adopta.

  • Sadismo y masoquismo

Cuando en una relación sexual entra el sadismo y masoquismo es porque se consigue placer provocando dolor, alguna incomodidad o humillación, hacia la otra persona que acepta esta situación y además se excita al vivirla. Donde es importante que tengáis en cuenta que la persona que adopta el rol de sádico cuida a su vez la situación del amante que está recibiendo el dolor, con la intención de evitarle algún daño, fuera de los límites establecidos.

            Es común que las relaciones BDSM Bondage generen  reacciones, ya que estos actos eróticos son en la mayoría de los casos temidos y malinterpretados, pero también este tipo de sexualidad resulta tentadora para los más atrevidos.

Home

Quienes Somos